El Sembrador

Por alguna extraña razón, me vino una inspiración en forma de esta
reflexión. Me parece algo mejor que la anterior. No sé. Cómo siempre,
una experiencia personal me lleva a hacer una crítica general. Casualmente, el Evangelio de hoy era sobre una parábola que tiene mucho que ver con esta reflexión. Me
gustaría, cómo siempre, que si alguién la lee, me comentará que le
parece. Muchas gracias.

PD. Por cierto, La palabra final con la que termino "AMOR" no sé
refiere al amor de pareja "Ero", ni al amistoso "Filio", si no al más
general "Agapé".


EL SEMBRADOR

La mano que
recogía mi siembra estaba vacía. Hacía sol. Un calor abrasador. Estaba de
siega. Pero había perdido toda la
siembra
. El mal tiempo, y las malas situaciones la había echado a perder.
Era curioso ver cómo todo el trabajo de un año no tenía valor alguno. ¿Qué era lo que podía hacer ahora?

Es fácil
desesperarse. Cuando todo nuestro esfuerzo es baldío, nuestro ánimo se rompe, y
no sé sabe que hacer. Se cae en la resignación. Otros siguen luchando.

Yo soy segador. Lo he sido toda mi vida.  Mi padre lo era, y el padre de mi padre
también lo era. Es una tradición milenaria en mi familia. Tengo constancia de
que ellos también estuvieron en dificultades. Mas mi situación ahora es
ruinosa. Todavía tengo más grano, puedo luchar para el año que viene. Pero arriesgarme
a perder otra cosecha significaba poder perderlo todo, y no poder remontar mi
campo. Ya no podría seguir siendo
sembrador.

¿Qué
decisión tomar? De acuerdo, reconozco que no es la primera vez. Siempre volví a
luchar y echar más grano. Pero no crece nada. El campo es estéril. Pero yo creo en este campo. Sé que es fecundo
como el que más. Pero es una fe vacua mientras mi campo no de señales dé vida.

Tengo miedo
al representante del Estado. Cuando me venga a pedir explicaciones, ¿qué le voy
a decir? No puedo decirle que no tengo
nada.
Los primeros granos me los dio el Estado, y siempre vuelve a exigirme
avances. Si me dio grano, y no tengo nada, estoy perdido. Y si no he producido
nada nuevo, me impondrá graves sanciones.

Los seres
humanos estamos llenos de miedos,
fobias, pasiones
. Nadie nos ha enseñado a vivir y tenemos que aprender por
nosotros mismos. Buscamos razón en nosotros mismos, y cultivamos nuestras
existencias. Después recogemos una vez muertos. Seremos lo que somos, y fuimos lo que seremos.

Yo soy
sembrador. Mi campo no produce nada. Pero amo mi campo. Tengo fe en él. La fe
prevalecerá, mi esperanza dará grano. Mi
nombre es AMOR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: