Queja de un creyente desde la ciencia.

Esto es una queja.

Sepan quién lea esto lo injusto que me parece.

El sentimiento religioso es una cualidad humana que no tiene parangón con otra especie animal. Solo los seres humanos creen en una transcendencia. No es de extrañar que algo tan profundo muchas veces sea defendido de las maneras más incorrectas. Al fin y al cabo, estamos hablando de algo que va directo al corazón de la persona, de lo que la fundamenta en su fuero interno, incluso se sea ateo o no. No cabe ser no rreligioso, se ha de elegir una opción, aunque esta sea no creer en nada.

La ciencia de los últimos siglos, y más la de las últimas décadas, ha sido una explosión exitosa de tecnificación y conocimiento apabullante. Es algo que no existía en los registros de la historia. Es algo único. Explicar los mecanismos por cual el Universo funciona, es para muchos, algo bellísimo y hermoso. Se saborea como la más jugosa de las frutas, y moja hasta la más perezosa de las neuronas.

Ahora bien, ¿por qué las personas que tienen creencias tienen que aguantar en la misma divulgación de la ciencia temas que no competen a la ciencia? Si ya es injusto que la religión se meta en tema de exclusividad científica, es el colmo ver como la ciencia se entromete en temas en los que nadie la ha llamado.

Existimos gente que nos apasiona la ciencia y que creemos en una realidad superior. Sin embargo, callamos una y otra vez los envites que se hacen desde dicha divulgación hacia nuestras creencias. Nos hacen daño, pero seguimos leyendo ciencia porque nos apasiona.

No lo voy a negar: Yo veo la belleza de Dios a través de la belleza de la ciencia. Otras personas pueden ver la belleza de la ciencia, y no necesitar de un ser superior para nada más. Es respetable. Pues lo mío también.

La ciencia no puede entender de términos religiosos, ni políticos: Dejaría de ser ciencia. Y la religión no puede entender de términos matemáticos o científicos: Dejaría de ser religión.

La religión, como la ciencia tienen un objetivo común: luchar contra la superstición. En este campo pueden apoyarse, mostrando la una a la otra los límites que se han de marcar.

Ser escéptico no es una bandera, dudar no es un orgullo: Es un método eficaz. Lo que queremos con ello es alcanzar una Verdad de la que no se pueda dudar. Usamos la ciencia para descubrirlo, y los que somos creyentes creemos que nuestra tarea no es en vano porque sabemos que la Verdad existe.

Estoy harto de ver ataques contra la religión desde propuestas de divulgación científica, en la que muchas veces ni se han puesto a informarse que es realmente ese sentimiento que sienten miles de millones de personas en el planeta. Me hace daño y me duele, porque, en lo que confiere a la ciencia, estoy de acuerdo plenamente, pero en lo que confiere a mi espiritualidad se la ataca, y me siento que tratan, de manera indirecta, tanto a mí como al resto que estén en mi situación, como unos cegatos monumentales de fe irracional que repiten como bobos consignas de unos estafadores. Como si no hubiéramos reflexionado sobre todo eso.

Es injusto.

El ateísmo no puede, ni debe ser la única religiosidad válida ni para el científico, ni para cualquier persona que quiera ser medianamente racional. Sencillamente, porque a la ciencia no trata de la existencia de una trascendencia, si no de cómo funcionan las cosas. Creer que el escepticismo es la única vía de certeza, es desvirtuar el objetivo final de la misma ciencia: la búsqueda de la Verdad.

Ojala se nos tratase mejor.

Anuncios

5 responses to this post.

  1. Posted by Jorge on 19 agosto, 2011 at 15:45

    Totalmente de acuerdo, pero ya sabes ahora mismo el mantra que se divulga es: El único Dios es la Ciencia y Charles Darwin su único profeta…. así nos vá

    Responder

  2. Posted by Javi on 12 mayo, 2013 at 8:00

    Entiendo que te duela, porque la verdad suele ser dolorosa y en este caso lo es para quien busca la mano de dios, que no aparece por ningún lado en la creación. De hecho, hay que meterlo con calzador y, cuanto más sabemos, más rechina y más cuesta. Pero de verdad que lo siento -y no es una frase hecha- por los creyentes, gente respetable como cualquier otra, que merecerían un horizonte menos lóbrego que el que el avance científico les depara.

    Responder

    • Como persona, y como creyente, yo busco la verdad, duela o no. No obstante, opino que no has comprendido nada en absoluto de lo que ya escribí hace tiempo. Precisamente me estoy quejando de lo que has expuesto: el acaparamiento injustificado por parte del ateismo de la ciencia.

      Seas creyente o no, la ciencia es para todos, porque ella en nada choca con la religión. Así como la religión no busca conocer como funciona el mundo, la ciencia no pretende responder las cuestiones metafísicas y trascendentales.

      Y el horizonte de mi fe, acompañado con el de mi ciencia, no es nada lóbrego. Esas palabras de futuro oscuro para quienes creemos se llevan pronunciando desde la ilustración, y me parece que han demostrado ser falsas.

      Responder

  3. Posted by Javi on 13 mayo, 2013 at 23:22

    ¿De verdad crees que la religión no choca con la ciencia? No seas inocente, hombre. No pretendo que pierdas la fe -me parece muy respetable y cada uno tiene derecho a creer en dios, en los ovnis o en el ratoncito Pérez- pero conjungar ciencia y religión es -y será- cada vez más complicado. Hay muchos creyentes que toman el camino fácil: La ciencia suele equivocarse, Darwin no lo explicó todo, hay una mano oculta como lo del 11M, el mundo no puede explicarse a través de la física, tiene que ver algo más y a eso lo vamos a llamar Dios…´´Ese es el camino fácil, repito. El difícil, el que parece ser el tuyo y que pasa por conjugar ciencia y religión como si actuasen en planos separados, el de meter a dios en las cosas del mundo y buscarle sentido, es muy complicado. Simplemente, porque, a la luz de los conocimientos actuales, ni está ni se le espera. Ahora, que, como te decía al principio, cada uno es muy libre de creer en lo que quiera, faltaría más.

    Responder

    • Humildad siempre hay que vestir, así que no te puedo afirmar que no peque de ignorancia o inocencia, como bien dices. Empero, considero que mezclas conceptos sin relación. Efectivamente, unir ciencia y fe es complicado sin caer en reduccionismos de uno u otro ámbito. Pero lo mismo pasa con cualquier otro área del saber, ya sea arte, filosofía, historia o técnica.

      Dios nunca va a aparecer a la luz de la ciencia sencillamente porque a la ciencia no le interesa conocer la existencia de una deidad. Ella únicamente se centra sobre el funcionamiento del mundo. Por lo tanto, no sólo no le importa Dios, tampoco lo hace con moral, política, belleza o sociedad. Acotarse sólo a la ciencia como único saber humano es amputarse una parte de nosotros mismos. La ciencia es una herramienta preciosa, pero no lo es todo, y por lo tanto, aunque nunca demuestre a Dios, eso no significa que éste no exista (algo que por sus carácteristicas, no es simplemente un unicornio o un ratoncito Pérez, sino algo que afecta a nuestra transcendentalidad, si es que se la admite).

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: